sábado, 4 de mayo de 2019

Ruben López Cueto siempre entre nosotros


El TSJA entiende que la falta de señalización no fue la causa del fallecimiento del guarda Rubén López en 2006Se cumplen 13 años del fallecimiento de nuestro compañero Rubén López Cueto en un fatal accidente en acto de servicio mientras realizaba tareas de vigilancia medioambiental en la Sierra del Cuera en el Concejo de Peñamellera Alta.

A pesar del inexorable paso del tiempo no dejamos de tener presente su excepcional humanidad y su carácter cercano y apacible para cualquiera que le tratara. Igualmente en el ámbito profesional y, sobremanera en el servicio público al que dedico su vida protegiendo la naturaleza asturiana a la que tanto amaba.El nivel de entrega y dedicación a su trabajo como Agente del Medio Natural durante los años que vistió, con orgullo el uniforme, sigue siendo una referencia para todo el colectivo.

No podemos obviar, sin embargo, en este recuerdo, el hecho desalentador de que, tras todos estos años, los Agentes continuemos, como en aquel fatídico día Rubén, realizando servicios en solitario, sin localizador en nuestros vehículos y sin un centro de control al que reportar nuestra posición y nuestra actividad en cada momento y que sea nuestra familia la que, de forma atroz y terrible alerte de la falta de alguno de nosotros como aquella trágica  noche de 2006.

La terrible muerte de Rubén debería haber servido para abrirnos los ojos y descubrir, no solo la grandeza de este maravilloso trabajo que desempeñamos y por el que él se desvivía, sino también las miserias que por comodidad de unos desidia de otros ponen en peligro nuestra seguridad y que deberíamos, entre todos desterrar de nuestro colectivo.

La creación de la asociación AMINTA, promovida por Agentes de todo el territorio nacional para apoyar a las familias de los Agentes de toda España fallecidos en acto de servicio es  un  paso adelante para consolidar este colectivo de más de 6.000 funcionarios como una gran familia y estar al lado y apoyar a las familias que, como puede ser la de cualquiera de nosotros, un día espera, en vano, la vuelta del ser querido. Una iniciativa solidaria que todos debemos apoyar pues todos somos cualquiera de esos compañeros que, cualquier día podemos no volver a casa. 

Pese al tiempo transcurrido, Rubén, sigues en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.