martes, 7 de mayo de 2019

ELECCIONES A LA JUNTA DE PERSONAL FUNCIONARIO



Resultado de imagen de FOTOS AGENTES MEDIO NATURAL

La jornada de hoy, 7 de Mayo, los trabajadores de la administración del Principado de Asturias estamos convocados a elegir a los miembros de la Junta de Personal Funcionario.

Se trata  de un órgano representativo con unas funciones limitadas establecidas y  pese a no tener la capacidad negociadora de que disponen las mesas generales de negociación, la labor que puede desarrollarse desde la Junta de Personal, no es menos importante.  Y como ejemplo citamos una de las funciones, concretamente el artículo 40-e)
Vigilar el cumplimiento de las normas vigentes en materia de condiciones de trabajo, prevención de riesgos laborales, Seguridad Social y empleo y ejercer, en su caso, las acciones legales oportunas ante los organismos competentes.

En lo referido a nuestro colectivo los las mejoras propiciadas desde la Junta de Personal son prácticamente nulas en el mandato que concluye. Pese a las buenas palabras los resultados brillan por su ausencia y es de desear que la nueva composición recupere el rumbo de una institución que, para perjuicio del colectivo de funcionarios, se ha dedicado a hacer política desatendiendo las necesidades del cuerpo de Agentes del Medio Natural que son muchas tanto en cuestiones organizativas, formativas o de dotación como de seguridad en las condiciones de trabajo.

AGUMNPA nació, tal como recogen sus estatutos, para “defender y promocionar el trabajo de los Agentes del Medio Natural” en un momento en que considerábamos que era necesario comprometerse con el colectivo para salir de un abandono en que los dirigentes políticos nos estaban sumiendo.

Contábamos con que en el camino nos encontraríamos con las organizaciones sindicales y que, de forma inexcusable, y admitiendo los diversos puntos de vista sobre lo que cada uno podía considerar “mejora del colectivo” se establecerían cauces de comunicación. Acertamos con lo primero. Nos encontramos. No con lo segundo.

Con lo que no contábamos es que no solo no se reconociera la legitimidad de AGUMNPA para trabajar por la mejora del colectivo,  sino que desde los sindicatos se nos acusara de trabajar al margen del mismo(sic). A la vez, lejos de plantear un debate sobre el borrador de la Ley del Cuerpo, (motivo de las discrepancias que, sin duda, habría mejorado el texto con las diversas aportaciones) se ejerció una oposición frontal a su tramitación con lo que el borrador termino en un cajón a la espera de tiempos mejores.


A dos años de aquel encontronazo muchas cosas van cambiando, afortunadamente en nuestro país. Se acometen mejoras  para nuestro cuerpo y se constata un hecho a nivel nacional: existen muchas CCAA en las que el colectivo de Agentes Forestales  y Medioambientales  se ha modernizado y han desarrollado estructuras organizativas, de formación y de dotación a la altura del siglo XXI  y este avance solo ha sido posible allí donde se han logrado cauces de colaboración entre organizaciones sindicales y asociaciones profesionales.

El futuro de nuestro colectivo depende de todos los que formamos parte del mismo. Todos somos necesarios, pero ninguno imprescindible. La sociedad a la que nos debemos exige que le prestemos un servicio público profesional y de calidad tanto en tareas de policía medioambiental como de colaboración en la gestión o en operativos de emergencia en el medio natural. Y eso solo es posible si lejos de intereses particulares trabajamos todos por el interés común.

En AGUMNPA tendemos nuestra mano para trabajar juntos y establecer cauces de confianza y comunicación que nos permitan avanzar en la misma dirección que no es otra que la de servir con eficacia y profesionalidad a los asturianos en la protección de su patrimonio natural.

Por el futuro de nuestro colectivo. Vota con responsabilidad

sábado, 4 de mayo de 2019

Ruben López Cueto siempre entre nosotros


El TSJA entiende que la falta de señalización no fue la causa del fallecimiento del guarda Rubén López en 2006Se cumplen 13 años del fallecimiento de nuestro compañero Rubén López Cueto en un fatal accidente en acto de servicio mientras realizaba tareas de vigilancia medioambiental en la Sierra del Cuera en el Concejo de Peñamellera Alta.

A pesar del inexorable paso del tiempo no dejamos de tener presente su excepcional humanidad y su carácter cercano y apacible para cualquiera que le tratara. Igualmente en el ámbito profesional y, sobremanera en el servicio público al que dedico su vida protegiendo la naturaleza asturiana a la que tanto amaba.El nivel de entrega y dedicación a su trabajo como Agente del Medio Natural durante los años que vistió, con orgullo el uniforme, sigue siendo una referencia para todo el colectivo.

No podemos obviar, sin embargo, en este recuerdo, el hecho desalentador de que, tras todos estos años, los Agentes continuemos, como en aquel fatídico día Rubén, realizando servicios en solitario, sin localizador en nuestros vehículos y sin un centro de control al que reportar nuestra posición y nuestra actividad en cada momento y que sea nuestra familia la que, de forma atroz y terrible alerte de la falta de alguno de nosotros como aquella trágica  noche de 2006.

La terrible muerte de Rubén debería haber servido para abrirnos los ojos y descubrir, no solo la grandeza de este maravilloso trabajo que desempeñamos y por el que él se desvivía, sino también las miserias que por comodidad de unos desidia de otros ponen en peligro nuestra seguridad y que deberíamos, entre todos desterrar de nuestro colectivo.

La creación de la asociación AMINTA, promovida por Agentes de todo el territorio nacional para apoyar a las familias de los Agentes de toda España fallecidos en acto de servicio es  un  paso adelante para consolidar este colectivo de más de 6.000 funcionarios como una gran familia y estar al lado y apoyar a las familias que, como puede ser la de cualquiera de nosotros, un día espera, en vano, la vuelta del ser querido. Una iniciativa solidaria que todos debemos apoyar pues todos somos cualquiera de esos compañeros que, cualquier día podemos no volver a casa. 

Pese al tiempo transcurrido, Rubén, sigues en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.