domingo, 13 de octubre de 2019

UNA LEGISLATURA CLAVE PARA LA PROTECCIÓN DEL PARAISO NATURAL

EL NUEVO GOBIERNO ASTURIANO DEBE DEJAR ATRAS UN MODELO DE PROTECCION OBSOLETO QUE IMPIDE A LOS AGENTES DEL MEDIO NATURAL DESARROLLAR SU FUNCION DE CUSTODIA. 


A punto de cumplir los primeros 100 días del gobierno emanado de las últimas elecciones legislativas son pocas, o ninguna, las decisiones que, para bien, afecten al colectivo de Agentes del Medio Natural. Se mantiene la dispersión del colectivo, se ignoran sus reclamaciones justas sobre su seguridad y se hacen oídos sordos a la advertencia de la Fiscalía de Medio Ambiente por segundo año consecutivo en su memoria anual, acerca de las cortapisas que se ponen a las BRIPAS para desarrollar su tarea de investigación en incendios forestales, a día de hoy, la mayor amenaza para nuestro patrimonio natural.

El discurso oficial que se transmite desde el gobierno, en lo referido a la protección del medio ambiente resulta preocupante pues dar a entender  que proteger la biodiversidad o los ecosistemas fuera un capricho de urbanitas que no podemos permitirnos y que son otras las prioridades, pues la primera medida adoptada ha sido autorizar la eliminación de 40 ejemplares de lobo ibérico. 

Son demasiadas  ya, las legislaturas que aplazan el cambio de un modelo de protección de la naturaleza decimonónico, totalmente caduco, ineficaz e ineficiente que se insiste en mantener pese a que poco o nada tiene que ver con la protección de la naturaleza que reclama la sociedad del siglo XXI y el único argumento para mantenerlo es mirar para otro lado en esta materia.

Falta un enfoque global de la protección del medio ambiente que se aleje de una vez del intervencionismo en materia de caza o pesca o gestión forestal que, tal vez, resultaba normal en los años 60, pero que en este 2019 resulta anacrónico a la mayoría de los ciudadanos que no son cazadores ni pescadores ni maderistas. Es necesario un  enfoque integrador que considere la naturaleza como el bien jurídico de incalculable valor que es y cuya conservación debe implicarnos a todos.

En primer lugar es necesario poner en valor ese patrimonio y darlo a conocer a la sociedad. Especialmente a quienes viven en las zonas rurales que deben entender que la única garantía de futuro para sus comunidades es la conservación del medio en el que se encuentran. Para ello hay que desarrollar programas divulgativos en las escuelas, servicios de comunicación e información en los parajes de mayor afluencia debido a sus excepcionales condiciones naturales y un trabajo proactivo de vigilancia y protección que evite acciones contra ese medio natural.

Toca olvidarse del “Guarda” que transportaba la pieza cobrada o que enseñaba al pescador la mejor postura para prender un salmón. Lo que se espera hoy en día de los AMN es que tengan una formación superior sobre el medio natural y estén preparados para afrontar cualquier intervención en el mismo; desde la recogida de un animal herido a la dirección de la extinción de un incendio forestal o la elaboración de un atestado desde su condición de Policía Judicial. Desde realizar una inspección técnico ocular en un escenario donde se han encontrado cebos envenenados a tomar muestras ante un vertido a rastrear la presencia de una especie catalogada o a realizar un control sobre un animal salvaje que pueda suponer un riesgo para la población . Eso es lo que esperan los asturianos de nosotros y eso es lo que tenemos que dar, lo contrario supondría un fraude para los ciudadanos..

Es necesario dejar atrás un sistema de trabajo basado en la atención primordial a las actividades piscícolas, cinegéticas o forestales que supone detraer efectivos humanos de otras tareas, creemos, más acordes con la protección del medio natural que establece nuestro ley de creación. Unificar el colectivo como lo que es un cuerpo especializado cuya función esencial es la custodia del medio natural, establecer un decreto de horarios que ponga fin a la prestación “voluntaria” de un servicio público como sucede en la actualidad y un plan de comarcalización que optimice los recursos humanos y materiales para la función que tenemos asignada.

Para los compañeros que nos visitan de otras regiones de España resulta incomprensible  que una Comunidad Autónoma con el potencial de riqueza en biodiversidad y paisaje carezca de un sistema de vigilancia y protección adecuado a las necesidades actuales. Este hecho resulta de especial gravedad si mencionamos el hecho de que en la mayoría de las CCAA se han producido cambios en la estructura, dotación y funcionamiento de los AAFFMA  (acceso a la formación, dotación de vehículos, imagen corporativa, protocolos de actuación, colaboración con otros cuerpos , planes de educación medioambiental) que hacen que nos encontremos en el furgón de cola de la protección medioambiental en nuestro país.

Asturias no puede permitirse una legislatura más sin abordar los cambios necesarios pues eso establecería un escenario difícilmente asumible para nuestro colectivo y para toda la sociedad asturiana.  Nuestro excepcional patrimonio natural no pertenece en exclusiva, como parece trasladarse desde el ejecutivo, ni a los ganaderos, ni a los pescadores. Ni siquiera a los “paisanos” si se entiende por tal a quienes habitan en nuestras zonas rurales y de montaña. A ellos les compete, en todo caso, colaborar activamente en la conservación y mejora de ese patrimonio que es su entorno habitual pero, en ningún caso, propiciar o reclamar actuaciones que vayan en contra del mismo.

Es necesario situar la política de protección medioambiental en el lugar que le corresponde que, de acuerdo con la legislación, es como condicionante para el desarrollo del resto de las políticas sectoriales como sucede en el resto de los países desarrollados. Nunca al contrario.

Y en esa tarea la existencia de un cuerpo de funcionarios como es el de los AMN resulta imprescindible, por cuanto que es la herramienta adecuada no solo para “ser los ojos de la administración” gracias a su presencia continuada en nuestros montes sino para desarrollar políticas efectivas de gestión ambiental, controlar el ordenado aprovechamiento de los recursos naturales y asegurar el cumplimiento de la ley en su función de policía medioambiental.

No es posible seguir “vendiendo” a los asturianos una protección de la naturaleza que no es real, y no lo es porque desde las instancias políticas se ha decidido priorizar otros intereses ajenos por completo al derecho de los ciudadanos a disfrutar de un medio ambiente óptimo.

Desde AGUMNPA reclamamos a este gobierno la puesta en marcha de actuaciones en este sentido y, a tal fin le trasladaremos un documento con las actuaciones que, a nuestro juicio deben abordarse de forma inmediata. Entendemos que requerirá tiempo y recursos pero, sobremanera, requerirá voluntad por parte de los responsables y sobremanera, la necesidad de considerar la protección del medio natural como , pero que no deben dudar que esa tarea será reconocida y valorada po la sociedad asturiana. 




jueves, 8 de agosto de 2019

El Juzgado Archiva las diligencias contra Agentes del Medio Natural por supuesto fraude en la inspección de daños de lobo

Hace ahora 3 años se inicio por parte de la Unidad Central Operativa Medioambiental de la Guardia Civil (UCOMA) una investigación sobre un presunto fraude en la indemnización por los daños de lobo en Asturias. Durante la “Operación Sköll” fueron investigados 11 Agentes del Medio Natural, a los cuales se les imputaban tres delitos: prevaricación, falsedad documental y estafa. Pese a la gravedad de los delitos en cuestión, en ningún momento dicha investigación cuestionó el sistema de tramitación de las reclamaciones que se estaba llevando a cabo en Asturias ni la responsabilidad de los cargos de la Consejería en el procedimiento aplicado por los Agentes del Medio Natural, a pesar de incumplir sistemáticamente la ley de Procedimiento Administrativo.

A lo largo de la investigación a través de los medios de comunicación, se trasladó información facilitada por la Guarda Civil que dejó entrever que este problema no solo afectaba a los investigados, sino que se desconocía hasta donde podía llegar dicha trama. Generalizaciones que sin duda afectaron al honor y a la imagen de todo el colectivo de Agentes del Medio Natural y  no solo al de los investigados.

Las diligencias policiales abiertas por el UCOMA se fundamentaban en presuntas irregularidades en el procedimiento establecido por la Administración para la evaluación de los daños causados por la fauna silvestre sobre el ganado doméstico. Algunas de estas irregularidades eran supuestas repeticiones de fotografías en diferentes expedientes administrativos; que los agentes cumplimentaran la parte de la solicitud correspondiente al solicitante (práctica habitual hasta entonces debido a la avanzada edad de muchos de los ganaderos solicitantes) o discordancias entre el daño certificado por el Agente del Medio Natural y el veterinario del seguro de la ganadería, etc.

En resumen, que los supuestos indicios de delito finalmente no han sido más que errores humanos a consecuencias de un procedimiento inadecuado –que aun hoy sigue- y con numerosas lagunas, por lo que finalmente los Juzgados que instruían las causas han sobreseído y archivado definitivamente la causa.

No esperamos que el UCOMA elabore una nota de prensa al respecto como hizo cuando se practicaron las detenciones, pero sería lo mínimo para restituir el honor y la buena imagen a la que tienen derecho los Agentes del Medio Natural imputados y por extensión todo el colectivo del que forman parte.

Por otra parte, el Gobierno del Principado de Asturias ni siquiera aportó defensa jurídica a sus propios funcionarios, que se vieron implicados en un procedimiento fruto de un sistema obsoleto, que incumple la ley de Procedimiento Administrativo y que fue incapaz de adaptarse a la nueva Administración Electrónica, sin protocolos ni reglamentos. Inspecciones basadas solo en la pericia y la formación del propio agente, en muchos casos a base de autoformación y experiencia profesional y sin la más mínima garantía administrativa tanto en la solicitud como en la tramitación posterior.

Sería una buena iniciativa que el recién nombrado Gobierno asturiano valorara positivamente el sobreseimiento de esta causa por cuanto afecta a la imagen de los funcionarios de su Administración y pusiera en valor su trabajo de policía medioambiental al servicio de los asturianos. También pedimos que se trabaje desde ya para adaptar el procedimiento de reclamación de daños a la ley, para la elaboración de protocolos y el Reglamento de daños que eviten problemas futuros, porque el sistema de inspección y tramitación de daños no puede estar al margen de la ley. 

martes, 25 de junio de 2019


RECIENTES ACTUACIONES DE LOS AGENTES DEL MEDIO NATURAL 

Su trabajo de policía medioambiental resulta fundamental para la 
protección de nuestros ecosistemas fluviales 

Desde la apertura de la temporada 2019 en los ríos asturianos han sido varias las actuaciones realizadas por los Agentes del Medio Natural en el ejercicio de sus funciones de policía medioambiental. Desde esta página queremos hacer públicas y destacar algunas de ellas.

  Ejemplar decomisado en el rio Cares que peso 5.600 k

En primer lugar, por tratarse de una especie emblemática de nuestros ríos, el salmón atlántico (salmo salar) queremos destacar la intervención del los compañeros destinados en la cuenca del rio Cares que, recientemente, en una actuación rutinaria, observaron la presencia de varios pescadores en un tramo de rio vedado ( concretamente la Reserva de Pesca de Niserias) cuando acababan de extraer un ejemplar de salmón. Los individuos fueron identificados y se formuló la pertinente denuncia, siendo decomisados por los Agentes tanto el producto de la pesca como las artes empleadas
                   

Casi al otro lado de Asturias, en las aguas del rio Narcea, los Agentes del Medio Natural destinados en esta cuenca sorprendieron a dos pescadores ejerciendo su actividad de forma ilegal, bien en zonas acotadas sin permiso o de forma no autorizada. Uno de los pescadores fue identificado en un tramo en el que, desde el pasado día 16, solamente se puede pescar sin muerte utilizando aparejos 

                                    Rio Narcea. Pescador identificado en un tramo de pesca sin muerte.

                         El otro pescador fue localizado en uno de los cotos (Puente Quinzanas) donde se encontraba pescando sin disponer del pertinente permiso. A ninguno de los dos se le hallaron ejemplares capturados y, únicamente, se procedió a decomisar el material utilizado y a formular la pertinente denuncia.

Pero no solo hay salmones en los ríos asturianos existen más especies y una de ellas también es apreciada y buscada por los pescadores. Hablamos de la trucha (salmo trutta) que puebla numerosos cauces asturianos. Hace apenas unos días en un servicio planificado de vigilancia una patrulla de Agentes del Medio Natural al proceder a inspeccionar a un pescador en el rio Esqueiro, en el concejo de Cudillero hallaron que tenía en su poder más truchas de las autorizadas, asi como que varias de ellas eran de talla inferior a la permitida. Una vez más se procedió a realizar la denuncia y se decomisaron tanto los peces como la caña utilizada para su captura.

Truchas y caña decomisados en el rio Esqueiro.

Desde AGUMNPA queremos reconocer el trabajo realizado por nuestros compañeros  en su tarea de custodia y protección de nuestros ríos frente a quienes quieren esquilmar sus recursos al margen de la ley de forma fraudulenta. Tarea esta imprescindible y que, lejos de ser puesta en valor por nuestra propia administración no solo es ignorada sino, con demasiada frecuencia, dificultada. Para compensar esa desidia institucional, desde nuestra modesta tribuna queremos dar a conocer a los ciudadanos el trabajo que cada día realizan los Agentes del Medio Natural. 


martes, 7 de mayo de 2019

ELECCIONES A LA JUNTA DE PERSONAL FUNCIONARIO



Resultado de imagen de FOTOS AGENTES MEDIO NATURAL

La jornada de hoy, 7 de Mayo, los trabajadores de la administración del Principado de Asturias estamos convocados a elegir a los miembros de la Junta de Personal Funcionario.

Se trata  de un órgano representativo con unas funciones limitadas establecidas y  pese a no tener la capacidad negociadora de que disponen las mesas generales de negociación, la labor que puede desarrollarse desde la Junta de Personal, no es menos importante.  Y como ejemplo citamos una de las funciones, concretamente el artículo 40-e)
Vigilar el cumplimiento de las normas vigentes en materia de condiciones de trabajo, prevención de riesgos laborales, Seguridad Social y empleo y ejercer, en su caso, las acciones legales oportunas ante los organismos competentes.

En lo referido a nuestro colectivo los las mejoras propiciadas desde la Junta de Personal son prácticamente nulas en el mandato que concluye. Pese a las buenas palabras los resultados brillan por su ausencia y es de desear que la nueva composición recupere el rumbo de una institución que, para perjuicio del colectivo de funcionarios, se ha dedicado a hacer política desatendiendo las necesidades del cuerpo de Agentes del Medio Natural que son muchas tanto en cuestiones organizativas, formativas o de dotación como de seguridad en las condiciones de trabajo.

AGUMNPA nació, tal como recogen sus estatutos, para “defender y promocionar el trabajo de los Agentes del Medio Natural” en un momento en que considerábamos que era necesario comprometerse con el colectivo para salir de un abandono en que los dirigentes políticos nos estaban sumiendo.

Contábamos con que en el camino nos encontraríamos con las organizaciones sindicales y que, de forma inexcusable, y admitiendo los diversos puntos de vista sobre lo que cada uno podía considerar “mejora del colectivo” se establecerían cauces de comunicación. Acertamos con lo primero. Nos encontramos. No con lo segundo.

Con lo que no contábamos es que no solo no se reconociera la legitimidad de AGUMNPA para trabajar por la mejora del colectivo,  sino que desde los sindicatos se nos acusara de trabajar al margen del mismo(sic). A la vez, lejos de plantear un debate sobre el borrador de la Ley del Cuerpo, (motivo de las discrepancias que, sin duda, habría mejorado el texto con las diversas aportaciones) se ejerció una oposición frontal a su tramitación con lo que el borrador termino en un cajón a la espera de tiempos mejores.


A dos años de aquel encontronazo muchas cosas van cambiando, afortunadamente en nuestro país. Se acometen mejoras  para nuestro cuerpo y se constata un hecho a nivel nacional: existen muchas CCAA en las que el colectivo de Agentes Forestales  y Medioambientales  se ha modernizado y han desarrollado estructuras organizativas, de formación y de dotación a la altura del siglo XXI  y este avance solo ha sido posible allí donde se han logrado cauces de colaboración entre organizaciones sindicales y asociaciones profesionales.

El futuro de nuestro colectivo depende de todos los que formamos parte del mismo. Todos somos necesarios, pero ninguno imprescindible. La sociedad a la que nos debemos exige que le prestemos un servicio público profesional y de calidad tanto en tareas de policía medioambiental como de colaboración en la gestión o en operativos de emergencia en el medio natural. Y eso solo es posible si lejos de intereses particulares trabajamos todos por el interés común.

En AGUMNPA tendemos nuestra mano para trabajar juntos y establecer cauces de confianza y comunicación que nos permitan avanzar en la misma dirección que no es otra que la de servir con eficacia y profesionalidad a los asturianos en la protección de su patrimonio natural.

Por el futuro de nuestro colectivo. Vota con responsabilidad

sábado, 4 de mayo de 2019

Ruben López Cueto siempre entre nosotros


El TSJA entiende que la falta de señalización no fue la causa del fallecimiento del guarda Rubén López en 2006Se cumplen 13 años del fallecimiento de nuestro compañero Rubén López Cueto en un fatal accidente en acto de servicio mientras realizaba tareas de vigilancia medioambiental en la Sierra del Cuera en el Concejo de Peñamellera Alta.

A pesar del inexorable paso del tiempo no dejamos de tener presente su excepcional humanidad y su carácter cercano y apacible para cualquiera que le tratara. Igualmente en el ámbito profesional y, sobremanera en el servicio público al que dedico su vida protegiendo la naturaleza asturiana a la que tanto amaba.El nivel de entrega y dedicación a su trabajo como Agente del Medio Natural durante los años que vistió, con orgullo el uniforme, sigue siendo una referencia para todo el colectivo.

No podemos obviar, sin embargo, en este recuerdo, el hecho desalentador de que, tras todos estos años, los Agentes continuemos, como en aquel fatídico día Rubén, realizando servicios en solitario, sin localizador en nuestros vehículos y sin un centro de control al que reportar nuestra posición y nuestra actividad en cada momento y que sea nuestra familia la que, de forma atroz y terrible alerte de la falta de alguno de nosotros como aquella trágica  noche de 2006.

La terrible muerte de Rubén debería haber servido para abrirnos los ojos y descubrir, no solo la grandeza de este maravilloso trabajo que desempeñamos y por el que él se desvivía, sino también las miserias que por comodidad de unos desidia de otros ponen en peligro nuestra seguridad y que deberíamos, entre todos desterrar de nuestro colectivo.

La creación de la asociación AMINTA, promovida por Agentes de todo el territorio nacional para apoyar a las familias de los Agentes de toda España fallecidos en acto de servicio es  un  paso adelante para consolidar este colectivo de más de 6.000 funcionarios como una gran familia y estar al lado y apoyar a las familias que, como puede ser la de cualquiera de nosotros, un día espera, en vano, la vuelta del ser querido. Una iniciativa solidaria que todos debemos apoyar pues todos somos cualquiera de esos compañeros que, cualquier día podemos no volver a casa. 

Pese al tiempo transcurrido, Rubén, sigues en nuestro recuerdo y en nuestro corazón. 


lunes, 29 de abril de 2019

Apertura de la Temporada de Pesca



               Desde el pasado 14 de Abril está abierta la temporada de  la pesca del salmón (con muerte)  en los ríos asturianos. Un año más cientos de pescadores llenan los ríos en busca  de ejemplares de una especie emblemática de nuestra naturaleza y cuya población sufre un constante declive que la acerca al riesgo real de desaparición sin que desde la administración se actúe al respecto.

Como asociación profesional, AGUMNPA considera que esta situación exige tomar decisiones de gestión basadas estrictamente, en criterios técnicos de conservación al margen de otros intereses algo que, en nuestra opinión, no está sucediendo actualmente.

Esta temporada no solo no aumentan las restricciones a la pesca con muerte sino que aumenta el número de zonas libres así como el cupo de ejemplares por pescador (pasa de 3 a 4) lo que supone un aumento de la presión sobre las ya mermadas poblaciones de la especie. Y todo eso sin estudios rigurosos del número de peces que se espera remonten los ríos y, a partir del cual, habría que determinar el número de capturas que pudiera soportar la especie lo que debería ser el criterio director de la gestión a nuestro juicio.

En cualquier caso, lo que si es nuestra tarea, es defender el trabajo de los Agentes del Medio Natural ,fundamental en la protección de las especies piscícolas, en sus funciones de policía medioambiental, velando por que se cumpla la normativa en materia de pesca fluvial y colaborando como técnicos auxiliares en las actuaciones de conservación y mejora del medio.

Sin embargo, difícilmente, se puede desarrollar la labor de vigilancia de nuestros ríos y la protección de los ecosistemas fluviales de los que forman parte, con las carencias existentes tanto en cuanto a vehículos y dependencias (inadecuadas estas y en mal estado muchos de aquellos) como organizativas, (muchos servicios en solitario) y, especialmente, normativas  pues el decreto de horarios que regula nuestro trabajo establece la jornada de 9 a 2 de obligado cumplimiento como si de administrativos se tratara ajena por completo a las necesidades de una vigilancia activa de la actividad pesquera.

Desde la creación de AGUMNPA, hace 8 años hemos venido reclamando la elaboración de un decreto que regule nuestro trabajo dada su singularidad que excede el marco actual y que nos otorgue seguridad jurídica en nuestro desempeño profesional y garantice a los ciudadanos el cumplimiento de la función que tenemos encomendada con eficacia y eficiencia.

Por otro lado esta situación irregular supone un agravio comparativo salarial frente a quienes tienen regulados sus horarios adecuadamente, hecho que no parece preocupar especialmente a los representantes sindicales de los trabajadores, pues son ellos quienes deberían plantear tales disfunciones ante los órganos pertinentes con el fin de corregirlas.  

Por eso, un año más, los Agentes del Medio Natural desarrollarán su trabajo en la temporada de pesca vigilando los cauces fluviales y atendiendo a los Centros de Precintaje hasta llegar a las 23.30 h en el mes de Julio excediéndose de la normativa horaria de forma voluntaria.

Ello podrá dar la apariencia, de que todo está en orden y supondrá prorrogar una situación que consideramos inaceptable, pero entendemos que esa es nuestra obligación para con la ciudadanía.

Reclamamos ese marco legal para desarrollar nuestro trabajo de custodia y protección de nuestros ríos así como la mejora de la flota de vehículos y la adecuación de las dependencias en las que desarrollamos nuestro trabajo acorde con las normativas de seguridad. Desde AGUMNPA trabajamos para ello.

Los ríos asturianos y las especies que los pueblan con el salmón a la cabeza , son ejemplo de la excepcional riqueza y biodiversidad de nuestra naturaleza y un patrimonio que todos debemos cuidar y proteger para las futuras generaciones. En esa tarea los Agentes del Medio Natural estaremos a la cabeza pues esa es la razón de ser de nuestro cuerpo al que desde nuestra asociación apoyamos y defendemos.
.