lunes, 10 de abril de 2017

En Peligro la Investigación de Incendios Forestales en Asturias

Desde AGUMNPA queremos hacer publica la grave situación que llevamos tiempo denunciando en la que se encuentran los Agentes del Medio Natural destinados en las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales del Principado de Asturias (BRIPAS) que dependen orgánicamente de la Consejería de Presidencia y Participación Ciudadana, pero funcionalmente del  ente público SEPA (Servicio de Emergencias del Principado de Asturias).



Estas brigadas, que fueron creadas en el año 2003 y posteriormente reorganizadas en el año 2009, las componen cuatro equipos cada uno de los cuales consta de dos Guardas del Medio Natural y un Bombero-Conductor. Desde esa reorganización se viene negando por parte del SEPA la condición de Agentes del Medio Natural, lo que lleva implícito negarles la condición de Agentes de la Autoridad y Policía Judicial, a la vez que se pretende dirigir las investigaciones únicamente a las causas técnicas de los incendios forestales.

Además, por parte del SEPA se está incumpliendo reiteradamente la normativa vigente de aplicación a las BRIPAS en lo referente a la coordinación con la Dirección General de Justicia e Interior así como en la dotación de los medios de uniformidad y acreditación legalmente establecidos, que permitan identificar correctamente a estos miembros como Agentes del Medio Natural y no como bomberos, que es lo que pasa actualmente. Este hecho supone una situación de indefensión ya no sólo para los agentes, sino para el ciudadano, que siendo objeto de una investigación ignora que la persona que se dirige a él es un Agente de la Autoridad con todas las prerrogativas legales pese a vestir un uniforme de Bombero.

La situación de malestar de estos funcionarios se concreta en una de las Brigadas con situaciones de acoso laboral, persecución, coacciones a la hora de investigar o el retraso en el envío de los atestados a la fiscalía por parte del SEPA, que han sido denunciadas a la Dirección General de Interior y donde estamos barajando ponerlo en conocimiento de la Fiscalía, todo por intentar realizar su trabajo de una forma profesional y en aras de mejorar la investigación de incendios forestales que permita identificar a los causantes de los mismos.

            En la línea de lo expuestos anteriormente, el SEPA ha presentado una propuesta al Consejero de Presidencia para que las BRIPAS pasen a depender tanto orgánica como funcionalmente del SEPA, un hecho que a la vista de los precedentes, hace pensar en un cambio de rumbo del trabajo realizado en los últimos 15 años en investigación de los incendios forestales en Asturias, ya que los responsable de este organismo han manifestado claramente que no hay intención ninguna de apostar por la investigación policial de estos delitos y pretenden limitar las investigaciones a la realización de informes técnicos de causalidad, ignorando las implicaciones penales de las acciones causantes de los incendios que como delitos tipificados, solo podrían ser investigados por los Agentes del Medio Natural en su condición de Policía Judicial Genérica en materia medioambiental.

Desde esta asociación profesional y con el fin de asegurar la continuidad del brillante trabajo realizado por las BRIPAS en la identificación de los causantes de los incendios forestales objeto de investigación, tal como reconoce en su memoria anual, año tras año, la Fiscalía de Medio Ambiente, pedimos al Consejero de Presidencia que los Agentes del Medio Natural destinados en las BRIPAS pasen a depender directamente de la Consejería de Presidencia con el fin de garantizar la independencia de su trabajo y la ausencia de injerencias en materia tan delicada como es la investigación de ilícitos penales que son la columna vertebral del trabajo desarrollado por estos Agentes.

De persistir la actual situación que consideramos inadmisible en un organismo público,  desde AGUMNPA ejerceremos cuantas acciones legales sean necesarias para evitar que funcionarios públicos con carácter de Agentes de la Autoridad y Policía Judicial continúen recibiendo presiones para el desempeño de su trabajo que no es otro que el de la estricta aplicación de la ley en el medio natural ante la mayor amenaza que este sufre, los incendios forestales provocados.


De llevarse a cabo la propuesta del SEPA, y ante el previsible cambio de rumbo de las investigaciones de las BRIPAS -cuyas investigaciones han fundamentado  85 sentencias condenatorias por incendio forestal desde su creación- junto con la reciente modificación de la Ley de Montes que suprime los acotamientos al pastoreo tras un incendios forestal, Asturias se convertiría en un paraíso para quienes destruyen nuestro patrimonio natural. No parece justificado limitar la capacidad de actuación de estas Brigadas en un asunto de tanta trascendencia y consideramos que, difícilmente la sociedad asturiana podrá admitir decisiones como las que se comentan que únicamente favorecen la impunidad de delincuentes medioambientales que año tras año queman nuestros montes.

NOTA DE PRENSA