jueves, 16 de marzo de 2017

Modificación de la Ley de Montes: más incendios a la vista

      Desde la Asociación Profesional de Guardas del Medio Natural del Principado de Asturias (AGUMNPA), asistimos con indignación al enésimo episodio de incendios intencionados e incontrolados que ha sufrido nuestra región. No ha sido necesario más que un periodo de ausencia de precipitaciones, vientos favorables y altas temperaturas  para que salte la chispa. Pero dado que no ha habido episodios de rayos ni problemas en conducciones eléctricas, la chispa de donde salta es de la mano humana.

       Asistimos a comentarios en la prensa desde diversos sectores como que “las altas temperaturas y el viento provocan numerosos incendios”, “la simultaneidad y nocturnidad hacen pensar  que los incendios pueden ser provocados”, “no se puede criminalizar a un sector” y otros titulares similares.

      El pasado miércoles día 8, el titular en la prensa regional era que próximamente se va a modificar la Ley 3/2004 de Montes, eliminando los acotados al pastoreo en las zonas incendiadas y que las denuncias y procedimientos sancionadores por esta razón quedarán anulados. Incluso que los terrenos podrán ser utilizados para las ayudas PAC. En definitiva, quemar el monte, siempre y cuando no te cojan, saldrá gratis. Dicho y hecho. Dos días después, arde media Asturias. Más de 200 incendios en dos días y hasta 70 simultáneos, hacen creer que algo pasa. Que no es casualidad. Que alguna intención tienen. Y la medida que se les ocurre a los representantes de los ciudadanos, elegidos democráticamente y que tienen que velar por el funcionamiento del estado de derecho, es modificar una Ley para minorizar las consecuencias que tiene producir un incendio. Quemar saldrá gratis. 

      Recientemente se han producido una serie de comparecencias en la Junta General del Principado, al hilo de la modificación de esta Ley. Han comparecido funcionarios del Servicio de Montes, profesionales del ámbito forestal, Agentes del Medio Natural, Investigadores de la Universidad, entidades ecologistas, sindicatos agrarios y ganaderos. Todos salvo el sector ganadero y los propios partidos políticos promotores de la modificación, incidieron en la necesidad de mantener los acotamientos para evitar una proliferación de los incendios y la degradación y erosión del terreno. Todo va a caer en saco roto. Y se ha empezado a demostrar este fin de semana.

      Desde AGUMNPA entendemos que si que se tiene que modificar la Ley de Montes, pero en otro sentido. Siguiendo la legislación de nuestras comunidades vecinas que también sufren la lacra de los incendios, los terrenos deberían de quedar automáticamente acotados desde el momento del incendio y por un periodo mínimo de un año y máximo para que se restaure a su estado inicial, existiendo mecanismos de revisión tanto al alza como a la baja en ese periodo. Todavía estamos a tiempo de evitar cometer un error que pagarán nuestros montes y nosotros mismos.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Consideraciones tras una nueva oleda de incendios forestales


    Ante la nueva oleada de incendios de los últimos días y la importancia de los daños medioambientales producidos, así como de la alarma social generada, AGUMNPA desea por este medio hacer llegar a la opinión pública varias consideraciones:

    En primer lugar el reconocimiento a la tarea desempeñada en la lucha contra el fuego por Bomberos, Agentes del Medio Natural, Cooperativas Forestales, CCFFSSEE y personas particulares que colaboran en el operativo sin cuyo esfuerzo y colaboración la situación sería incontrolable.

    En segundo lugar, lamentar que más de un año después de la terrible oleada de incendios de Diciembre de 2015, con la Comisión de Investigación sobre la misma aún sin establecer sus conclusiones las cosas no hayan cambiado y que tan graves sucesos no hayan dado lugar a cambios efectivos en la lucha contra el fuego en nuestra Comunidad.

    Las condiciones de riesgo extremo para las jornadas del día 10 y 11 ya eran conocidas debido a las condiciones de la vegetación, la ausencia de lluvias y las previsiones meteorológicas, sin embargo ninguna de estas circunstancias fueron la causa de los incendios que en su mayor parte , y a la espera de las oportunas investigaciones que lo confirmen, han sido provocados. Este hecho pone de manifiesto, una vez más, que de haber existido un adecuado operativo de vigilancia los días previos a la oleada de incendios, este habría permitido disuadir o identificar en muchos casos a los causantes de los mismo.

    Sin embargo dicho operativo sigue sin establecerse, el horario reglamentario no permite desarrollar vigilancias efectivas y no es hasta la activación del plan INFOPA, con numerosos incendios activos, cuando los Agentes del Medio Natural se incorporan a la vigilancia continua.

    Por otro lado la simultaneidad de los incendios y la ausencia de un cuerpo de Bomberos Forestales impide combatir con eficacia el avance del fuego en la superficie forestal dado que es necesario priorizar la protección de bienes y personas con lo que no puede intervenirse en numerosos incendios que avanzan sin control por los terrenos forestales con el consiguiente daño para nuestro patrimonio natural.

    Desde AGUMNPA reclamamos que con carácter inmediato la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos debe, en el ámbito de sus competencias :

  • Establecer un operativo de vigilancia preventivo a desarrollar por los Agentes del Medio Natural en las épocas de mayor riesgo de incendio, que asegure su presencia efectiva en el monte en las fechas y horarios en los que se producen los incendios.
  • Fijar un marco un horario específico para que los Agentes del Medio Natural puedan desempeñar su trabajo en las épocas y horas en los que se producen los incendios forestales.
  • Priorizar los trabajos de investigación del origen de los incendios sobre otro tipo de tareas por parte de los Agentes del Medio Natural de las zonas donde se produjeron con la adecuada coordinación con las BRIPAS de la Dirección General de Justicia e Interior.

Asturias dispone de una Policía Medioambiental propia que debería de estar situada en la primera línea contra la mayor agresión que sufren hoy en día nuestros montes, los incendios forestales. Sin embargo, para desarrollar esa tarea con eficacia, es necesario que se les se le dote de una estructura, organización y medios adecuados que le permitan desempeñar su función de protección de la naturaleza.

Es obligación de los poderes públicos garantizar nuestra seguridad ambiental, especialmente en una Comunidad como Asturias que ha hecho de su riqueza natural una referencia a nivel nacional y desde la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales no pueden seguir mirando para otro lado, es necesario afrontar los problemas y buscar soluciones a cuestiones tan graves sin más dilación.