miércoles, 22 de febrero de 2017

Conclusiones tras la asamblea de la Guardería con Podemos


Después de la Asamblea convocada por la Junta de Personal Funcionario el martes 7 de febrero, donde lo más importante parecía desacreditar y deslegitimar a Agumnpa en su defensa de la Guardería del Medio Natural, el pasado viernes, con ocasión de la asamblea convocada por PODEMOS para conocer la situación actual de la GMN, de nuevo AGUMNPA fue objeto, no de críticas, que consideramos legítimas, sino de descalificaciones y falsas imputaciones por parte de algunos miembros del colectivo. Al respecto quisiéramos aclarar, una vez más, respecto a las acusaciones realizadas, y como ya hemos manifestado en las citadas asambleas, AGUMNPA y quienes la representan, en ningún momento pretende representar a la Guardería del Medio Natural y esa es la primera aclaración que realizamos antes de iniciar cualquier reunión o entrevista con grupos políticos, responsables de la administración o medios de comunicación.    Como asociación profesional, reconocemos a la Junta de Personal como el órgano de representación de los funcionarios y siempre hemos mostrado nuestra disposición a colaborar con la misma en la mejora del colectivo, (algo que parece ponerse en cuestión). En nuestro caso, siempre de acuerdo con nuestros estatutos y desde planteamientos profesionales, nunca políticos ni ideológicos.

Antes que miembros de esta asociación nos consideramos Agentes del Medio Natural, integrantes de un colectivo con más de un siglo de historia, cuya razón de ser es el Servicio Público a la sociedad en la protección y defensa de la naturaleza, como establece nuestro estatuto jurídico. Entendemos que nos debemos a ese servicio y que esa convicción debe de estar por encima de cualquier otra consideración y, por ello, la eficaz y eficiente prestación del mismo es una prioridad en los objetivos de nuestra asociación.

Como miembros pues, de ese colectivo, entendemos que esta Junta de Personal debe tener en cuenta la opinión de los 55 Agentes hoy en día integrados en AGUMNPA, ya que como trabajadores públicos también les debe representar. Tanto valor tiene la opinión de cada uno de nuestros asociados como la de quienes, legítimamente, criticaron – entendemos que a título personal – a nuestra asociación.


 
AGUMNPA aglutina a un grupo de AMN que comparten una visión de la situación actual del colectivo y un proyecto común para dotarlo de unos medios y una estructura organizativa que le permita responder eficazmente a los retos que supone la protección de la naturaleza en el siglo XXI. Un proyecto coincidente con el de la Asociación Nacional de Agentes Forestales y Medioambientales  (AEAFMA), integrada por más de 1500 Agentes, y el de las asociaciones profesionales y muchos sindicatos de las distintas autonomías. Entendemos que no todo el mundo comparta nuestra posición,  pero eso no implica que no tengamos derecho a defenderla y a trabajar por la mejora del colectivo desde la misma.

En ambas asambleas y  habida cuenta del tiempo que se dedicó a hablar de AGUMNPA, tal parece que los principales problemas de la Guardería son la existencia de  esta asociación, junto con el proyecto de Ley presentado por el PP, y nada más lejos de la realidad.

 Los principales problemas con que tropiezan a diario los Agentes del Medio Natural provienen, en nuestra opinión, de la actual estructura del colectivo y del marco organizativo que les impiden desarrollar con eficacia su tarea de protección de la naturaleza.

Creemos que no podemos hacer una vigilancia de incendios eficaz si a las 14.00 h termina nuestra jornada laboral, o que un dispositivo nocturno contra el furtivismo no puede establecerse de manera eficaz con la actual dispersión del personal,  o que la vigilancia efectiva de los cauces no puede ser tal con los horarios actuales. El servicio público que prestamos no puede basarse en que estemos dispuestos a trabajar fuera del marco horario, acogernos a un sistema de turnos o decidir voluntariamente si atendemos o no esa llamada del 112 que acaba de entrar en el teléfono corporativo.

Somos funcionarios públicos, precisamos de una estructura organizativa eficaz que nos permita trabajar con criterios de calidad y eficiencia y en esa dirección van las propuestas de AGUMNPA: unificación del colectivo, establecimiento de un decreto horario y la elaboración de una Ley que regule el acceso y la organización del colectivo.

Nos parecen positivos planteamientos como la jubilación a los 60 años, el establecimiento de una segunda actividad o la reclasificación al grupo B, pero no lo consideramos cuestiones prioritarias. Sí nos parecen de mayor trascendencia temas coma la falta de convocatoria de oposiciones, la injustificada proporción de funcionarios interinos en un colectivo que desempeña funciones de policía o el hecho de que no se cubran plazas vacantes en comisión de servicio pese a haber sido solicitadas. Cuestiones como la negativa de la Administración a prestar asistencia  jurídica a los AMN, no solo cuando la precisan como consecuencia de sus denuncias o inspecciones, sino, y especialmente, cuando son objeto de agresiones o amenazas.

O como en el caso de la investigación llevada a cabo por la UCO de la GC cuando se investiga el desempeño de su actividad profesional como funcionarios públicos, por cuanto esa falta de respaldo institucional en las instancias jurídicas supone en la práctica un menoscaba a la imagen de Autoridad que debemos representar y de la que somos Agentes, que tiene una relación inmediata con la percepción que se tiene del colectivo desde la sociedad y que puede suponer una invitación a la desconsideración a los AMN, por cuanto en muchos casos dichas agresiones quedan impunes por falta de ese respaldo.

En cualquier caso para AGUMNPA la prioridad son las cuestiones relacionadas de forma directa con el desempeño de nuestro trabajo y, particularmente, las relacionadas con la seguridad de los Agentes. El reciente fallecimiento de dos Agentes Rurales  catalanes  en acto de servicio es una trágica muestra de la trascendencia de dicha cuestión y no deberíamos esperar a que sucedieran hechos de tal gravedad en nuestra comunidad para abordar el problema.

El debate, a nuestro juicio,  es si en las actuales condiciones podemos desarrollar eficazmente y con seguridad nuestras funciones. Reducirlo a si queremos o no portar armas es desviarlo y simplificarlo.
Si Xavier y David hubiesen pasado de largo al encontrarse con el cazador que acabó con su vida ahora seguirían aquí con nosotros. Pero en AGUMNPA no nos planteamos dejar de cumplir con nuestras obligaciones, entendemos que esa no es la cuestión. Los funcionarios no solo tenemos derechos, también tenemos deberes. Para no cumplir con nuestra obligación como Agentes de la Autoridad no necesitamos armas, pero tampoco vehículos, ni uniforme, ni NIP. Para no desarrollar la función de policía medioambiental que nos corresponde no necesitamos nada de todo eso. La cuestión es qué necesitamos para hacerlo.

Para no desarrollar vigilancia preventiva de incendios nos vale con el horario general, para pasar de largo ante una infracción no necesito el uniforme y para ignorar las posibles actividades furtivas que se llevan a cabo en una zona me basta mirar hacia otro lado.

El tema de la seguridad debe plantearse desde el cumplimiento de nuestras obligaciones y en ese contexto el arma es una herramienta más cuyo uso debe valorarse. Pero no es la principal ni la primera. Primero esta la organización del trabajo que permita los servicios en pareja (e incluso en grupos) y antes, el respaldo y el apoyo por parte de la Consejería a nuestra imagen de autoridad y la defensa de todos los AMN cuando son objeto de agresiones o amenazas. Y antes aún, el disponer de medios pasivos de defensa antes posibles agresiones (guantes anti-corte, chalecos anti-balas) para ser utilizados en servicios considerados de especial riesgo y la adecuada formación policial para afrontar este tipo de situaciones.

Lo que planteamos es que el colectivo de AMN no puede seguir ignorando cuáles son sus funciones y dejarse llevar por la deriva en la que se encuentran nuestros responsables, pues creemos que ponemos en peligro el futuro de nuestra profesión. Si hubiésemos querido hacer trabajo administrativo habríamos optado a una plaza de tal y si lo nuestro es la carrera política tan fácil como afiliarnos a un partido. Pero elegimos ser Agentes del Medio Natural y trabajar por la defensa de la naturaleza con todas las consecuencias.

 
El futuro de la Guardería del Medio Natural en Asturias será lo que la mayoría de sus integrantes quiera, no los sindicatos ni los grupos políticos ni las asociaciones profesionales.

En AGUMNPA seguiremos trabajando porque ese futuro exista.