domingo, 29 de enero de 2017

La Consejería deniega la asistencia letrada a los Agentes que se ven inmersos en procesos judiciales

El pasado 12 de enero denegó asistencia a un AMN ante un juicio por amenazas recibidas tras haber denunciado este a un incendiario

Los Agentes del Medio Natural son los funcionarios del Principado de Asturias encargados de la custodia y vigilancia del patrimonio natural y de velar por el cumplimiento de la legislación medioambiental.


En el ejercicio de sus funciones de policía administrativa, realizan identificaciones inspecciones, denuncias, decomisos, etc que, en algunos casos dan lugar a que sean objeto de amenazas o agresiones por parte de las personas ante quienes están, en ese momento, ejerciendo sus función de policía.

AGUMNPA lleva años denunciando ante los responsables de la Administración del Principado las continuas agresiones que sufren los Agentes del Medio Natural y sus medios de trabajo. Así, un coche quemado en Quirós, un lobo que apareció en un vehículo de los Agentes de Arriondas, ruedas pinchadas en Caso, etc. Innumerables amenazas, intentos de agresión y agresiones en el ejercicio de sus funciones sin que la Administración no haya hecho nada para garantizar su seguridad más allá de las buenas palabras de la Sra. Consejera.


 Además, la Consejería deniega sistemáticamente la asistencia letrada a los Agentes que se ven inmersos en un proceso judicial, por haber sufrido agresiones o amenazas en el ejercicio de sus funciones.


Como ha sucedido hace unos días a un Agente del Medio Natural citado a un juicio por amenazas sufridas en el desarrollo de su actividad profesional. Este no es un caso aislado. Esta falta de asistencia obliga a tener que costearse la asistencia letrada de su propio bolsillo o acudir a sindicatos o asociaciones profesionales para disponer de ella.


En AGUMNPA consideramos estos hechos gravísimos por cuanto muestran que la Consejería de Desarrollo Rural y los Servicio Jurídicos del Principado no sólo no quiere mejorar y garantizar nuestra seguridad, sino que nos deniega la asistencia jurídica ante hechos ocurridos como consecuencia de nuestro trabajo de policía, un derecho reconocido en el Estatuto Básico del Empleado Público y que supone una absoluta desconsideración y falta de respeto hacia sus propios funcionario y un cuestionamiento de la propia función que desarrollan.
La trágica muerte de dos Agentes Rurales catalanes en el ejercicio de sus funciones a manos de un cazador, no es un hecho aislado que pueda desvincularse del resto de amenazas y agresiones que constantemente sufren los AAFF y MA del territorio nacional cada día y debería señalar un antes y un después en el apoyo de la Consejería a los Agentes del Medio Natural cuando más lo precisan.

 
Los poderes públicos tienen el deber de garantizar la seguridad de los Agentes en el desempeño de sus funciones y a la vez, respaldar la autoridad que representan, lo que pasa, en primer lugar por respaldar su actuación ante los Tribunales frente a quienes la han insultado, amenazado o agredido, facilitándoles asistencia jurídica.

El deterioro de la imagen de los Agentes y de su autoridad derivado de la falta de respaldo desde la Administración tiene una relación directa con la frecuencia y gratuidad de las agresiones de que son objeto, por cuanto “sale gratis” prácticamente, agredir a un Agente de la Autoridad. Por ello, de no variar la política de la Consejería en este sentido, deberemos considerarla cómplice y de alguna manera, responsable de las posibles agresiones que sufra en el futuro nuestro colectivo.