martes, 31 de mayo de 2016

La escasez de medios materiales y humanos de los Agentes del Medio Natural, dificulta la persecución del furtivismo

Restos del último lobo recogido por los Agentes en el concejo de Salas
    Son innumerables las acciones furtivas acontecidas en Asturias en los últimos meses. Venados abatidos en Quirós o Somiedo, tres furtivos denunciados por los Agentes del Medio Natural en Lena; pero destaca sobre todo que en poco más de un mes, hayan aparecido tres lobos muertos en el Concejo de Salas. Este tipo de situaciones evidencian un repunte del furtivismo en Asturias y que es necesario atajar de raíz para que situaciones como estas no se repitan o queden impunes.

    En el caso concreto del territorio que engloba el concejo de Salas, desde AGUMNPA queremos denunciar las carencias de personal y materiales de los Agentes del Medio Natural, donde actualmente están destinados siete Agentes y un Guarda mayor para una superficie superior a las 55.000 ha distribuidas en siete concejos distintos. Además, las carencias materiales hacen que en días concretos, algunos Agentes se queden sin vehículo para desempeñar su trabajo, ya que sólo disponen de tres todoterrenos para ocho funcionarios.

  Esas carencias están teniendo una grave repercusión en el medio natural, con el repunte antes mencionado del furtivismo, dificultad para vigilar ríos salmoneros como es el Narcea, o para controlar las nuevas áreas de distribución de especies en peligro de extinción como el oso pardo Cantábrico.

    Además, queremos poner de manifiesto la falta de medios de autoprotección a la hora de enfrentarse ante acciones furtivas, que suponen un grave riesgo para la integridad física de los Agentes, sin que la Administración haya adoptado ninguna medida al respecto. Es el Principado de Asturias quien debe dotar a sus funcionarios de las medidas adecuadas para su protección y seguridad, y será por tanto la responsable en caso de que algún compañero sufra alguna agresión en el desempeño de su labor.

    Por todo ello, desde AGUMNPA instamos al Principado de Asturias a una reorganización de la plantilla y que se dote de los medios humanos y materiales necesarios para poder desempeñar nuestra labor con eficacia, algo que en la actualidad no está sucediendo. Asturias cuenta con una policía medioambiental con 250 efectivos y urge afrontar cambios internos para garantizar que el patrimonio de todos los asturianos se encuentre bien protegido. De los contrario, actos como los de estas semanas se seguirán repitiendo cada vez con más frecuencia.  

martes, 24 de mayo de 2016

Actuación de los Agentes del Medio Natural contra el furtivismo en Lena

La Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales ha abierto expediente sancionador a tres vecinos del Concejo de Lena por cazar sin permiso en terrenos cinegéticos de régimen especial.

Los hechos se produjeron en distintas fechas del año 2015 y principios del 2016, como resultado de un operativo llevado a cabo por los Agentes del Medio Natural del Principado de Asturias con el fin de detectar acciones furtivas en un determinado área del Concejo.


Debido a que la zona de campeo de los furtivos estaba muy cercana al pueblo del que partían, que hacía difícil establecer operativos de vigilancia si ser detectados; y por la difícil orografía y densa vegetación, se procedió a la colocación de 2 cámaras en los montes públicos de la zona, que captaron la presencia de cazadores armados con perros y cubiertos con pasamontañas – casi siempre en solitario –  y en distintas fechas.

El trabajo de investigación permitió identificar a tres personas con armas y perros tirando de un jabalí muerto, por lo que los Agentes del Medio Natural procedieron a formular las pertinentes denuncias por la comisión de una falta muy grave a la Ley de caza de Asturias. Además, una de estas personas fue denunciada por la comisión de varias infracciones más a la Ley de Caza, al aparecer en diferentes días y horas portando un arma de fuego y siempre sin permiso.

La reiteración de estas acciones, la aparición de furtivos encapuchados – con el consiguiente riesgo para la seguridad de los Agentes del Medio Natural que operan por la zona –, además de que los hechos en su mayoría quedaban registrados en las proximidades del pueblo, con riesgo añadido las personas que transitaban por la zona obligó a poner estos hechos en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Asturias.


La última de las actuaciones, fruto del trabajo conjunto entre los Agentes del Medio Natural y El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), permitió la interceptación de uno de los furtivos, que fue denunciado por la comisión de un delito del Código Penal contra la fauna y otro por tenencia ilícita de armas.

Desde AGUMNPA queremos también poner de manifiesto la indefensión que sufren los Agentes del Medio Natural ante este tipo de situaciones, enfrentándose con cazadores furtivos armados y encapuchados, sin ningún medio de autoprotección o defensa y actuando siempre “a pecho descubierto”. Por ello, consideramos fundamental analizar los riesgos de estos funcionarios y adoptar las medidas y medios necesarios para evitar que en el futuro puedan sufrir algún tipo de agresión o ataque. Del mismo modo, consideramos imprescindible establecer el trabajo en parejas como mejor forma para minimizar los riesgos en el trabajo diario.

viernes, 20 de mayo de 2016

Comunicado de Agumnpa en relación a la lucha contra los incendios forestales

Se cumplen cinco meses esta semana de la oleada de incendios que asoló más de 15.000 has en los montes asturianos y que durante semanas mantuvo en vilo a todo el Principado amenazando bienes y personas, destruyendo nuestro patrimonio natural y cobrándose la vida de un piloto de helicóptero que participaba en las tareas de extinción.

Desde AGUMNPA hicimos llegar entonces a los consejeros competentes nuestra preocupación por lo que considerábamos una situación de extrema gravedad, así como las actuaciones que, a nuestro juicio, deberían desarrollarse para evitar que se repitiera en el futuro.

Básicamente nuestra conclusión es que debe terminar el desequilibrio existente entre inversión en extinción y prevención de incendios. Actualmente la extinción se lleva un 80 % de los recursos y tan solo se invierte un 20 % en prevención, con los lamentables resultados que todos conocemos, pues la actual estrategia de lucha contra los incendios ha demostrado, una vez más, su ineficacia.

En condiciones como las que se dieron en diciembre ni el mayor operativo de extinción es capaz de actuar con eficacia, sin entrar a valorar el riesgo para el personal de combate, y sólo medidas preventivas bien estructuradas permitirían evitar esa situación. Sin embargo, los responsables insisten en mantener un modelo caro, que pone en riesgo la vida de las personas y que resulta desbordado a las pocas horas de activarse el Plan de Emergencias.

A pesar de ello, transcurrido este tiempo, la administración responsable, lejos de analizar las posibles disfunciones existentes o mejorar los protocolos de actuación en lo que respecta a los Agentes del Medio Natural, no ha variado ni un ápice los operativos existentes, dando por concluido con ello que considera que cumplen adecuadamente su función.

Tan solo la meteorología, con lluvias persistentes a lo largo del invierno, evitó que se repitieran los incendios como, en aquellos momentos, impidió también que los daños fuesen catastróficos, pues entonces, en dos ocasiones, la llegada de la lluvia permitió controlar una situación totalmente fuera de control.

No deja de sorprender que el Gobierno del Principado desarrolle campañas de promoción del Principado de Asturias basadas en la consolidada imagen de Paraíso Natural a la vez que es incapaz de actuar eficazmente ante la mayor amenaza medioambiental en nuestra comunidad como son los incendios forestales.

Así, a día de hoy, sigue sin existir un operativo de vigilancia de incendios en épocas de riesgo, como son en Asturias estos meses de invierno - aunque parezca paradójico - que asegure la presencia de la Guardería en el monte durante las horas críticas, con el fin de disuadir a quienes pretenden provocarlos o, en su caso, identificarlos y ponerlos a disposición de la justicia. Habida cuenta de que el 80 % de los mismos son provocados, las actuaciones en este sentido, sin ningún género de duda, darían lugar a un importante descenso de los incendios.

Las BRIPAS, Brigadas de Investigación de Incendios Forestales, referencia nacional en este ámbito que, pese a la falta de apoyo institucional, han conseguido, a partir de sus investigaciones sobre el origen de los fuegos, más de 70 sentencias condenatorias por incendio en los últimos años, (siete en lo que va de 2016). Continúan con dos vacantes sin cubrir desde hace más de un año.

La sociedad asturiana debe ser consciente de que es necesario un cambio de rumbo en la actual política hacia modelos efectivos de protección que pongan verdaderamente en valor nuestro patrimonio natural y que no dejen en manos de desaprensivos o del azar el futuro del mismo.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Ocho sentencias condenatorias por incendio forestal en 2016 en Asturias

Todas ellas basadas en el trabajo de investigación de  las BRIPAS o fruto de los servicios de vigilancia desarrollados por los Agentes del Medio Natural.

No hemos llegado a la mitad del año y los Juzgados de lo Penal asturianos ya han dictado ocho sentencias condenatorias por la comisión de delitos de incendio forestal en Asturias. Tras todas esas sentencias, se encuentra el trabajo de la Guardería del Medio Natural, en siete de los casos gracias a las BRIPAS que lograron establecer la causa y aportar datos sobre la autoría a los Tribunales y en un octavo caso tras ser sorprendido el incendiario en un servicio de vigilancia llevado a cabo por dos Agentes cuando prendía fuego en el monte.

Las sentencias se dictan tras años de instrucción y corresponden a hechos producidos en 2011, 2013 y 2014, dándose la circunstancia de que todos los juicios celebrados por incendio forestal fueron condenatorios, ninguno salió absuelto. Las penas que acarrean estas sentencias oscilan entre los tres y ocho meses de prisión. También se condena a los responsables de los incendios a restituir a las arcas públicas los gastos de la extinción, sumando todas entre todos más de 105.000 euros. Una sola condena recoge una indemnización a los Bomberos del SEPA y del MAGRAMA de más de 78.000 euros. Además, en muchos casos también se condena a sufragar los daños ambientales a la Administración y a particulares, en algún caso superiores a los 25.000 euros. 

Las investigaciones de las BRIPAS fueron llevadas a cabo una en la zona Oriental, otra en la Suroccidental y cinco en la zona Central.

Queremos destacar una vez más la extraordinaria labor de los Agentes del Medio Natural destinados en las BRIPAS, actualmente seis de las ocho plazas existentes, puesto que dos de ellas están vacantes desde hace casi un año. Este hecho dificulta el esclarecimiento del origen de numerosos incendios por cuanto en las Brigadas del Oriente y Suroccidente, en las que están localizadas estas vacantes, la media de incendios de los últimos años se sitúa en el entorno de los 300-700 anuales en cada zona, siendo llevada a cabo la investigación por un único Agente. 

Fuentes de Bomberos de Asturias, organismo del que dependen las BRIPAS, manifiestan que no hay intención de cubrir de forma inmediata dichas plazas por cuanto consideran el servicio cubierto.

jueves, 12 de mayo de 2016

Rubén López Cueto, in memoriam


Se cumplen 10 años de su trágico fallecimiento.

El pasado 3 de mayo se cumplieron 10 años del aciago día en que nos dejaba, tras sufrir un desgraciado accidente en acto de servicio,  nuestro compañero Rubén López Cueto.  

Fue Rubén, además de una excelente persona, un compañero excepcional siempre dispuesto a echar una mano y a quien nunca pesaba tener que madrugar más, o quedarse un poco más, o subir un poco más alto si de ello dependía hacer bien el trabajo que tenía encomendado.

Su trágico final, las horas de angustia vividas hasta su localización, dejaron en evidencia las condiciones en que desarrollan su trabajo de custodia y protección de la Naturaleza los Agentes del Medio Natural, que, aún hoy, 10 años después, continúan trabajando en solitario y sin ningún tipo de apoyo o seguimiento para detectar o prevenir cualquier incidente que ponga en riesgo su integridad física.

La administración a la que sirvió, hasta el final despreció una oportunidad para destacar su enorme valía personal y profesional, y la ausencia de otro interés que el servicio público,  de alguien que representaba los mejores valores de el colectivo de la Guardería y que debería constituirse en una referencia de honestidad y dedicación para quienes formamos parte del mismo.

Las montañas del Oriente de Asturias que Rubén tanto quería y que recorrió incansablemente acogen su espíritu y están un poco más solas desde su marcha. Quienes  tuvimos la suerte de trabajar a su lado buscamos inspiración en el recuerdo de su actitud y constante vocación de servicio, pero seguimos echándole de menos como el primer día.


                                                                                                                           Ruben, In memoriam.