lunes, 19 de octubre de 2015

Agentes del Medio Natural colaboran en la recuperación de los restos de un lince boreal

Los restos han sido datados recientemente entre el año 87 y 311 DC.
El 15 de septiembre de 2012, personal investigador del Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio de la Universidad de Oviedo (INDUROT) y el Departamento de Geología (área de Paleontología) de la Universidad de Oviedo, con la ayuda de cinco miembros del Colectivo Asturiano de Espeleólogos y en compañía de un Agente del Medio Natural de la Dirección General de Recursos Naturales, procedieron a recuperar el esqueleto completo de un lince que se hallaba en el interior de una sima en el Parque Natural de las Ubiñas – la Mesa.
Los restos de este ejemplar habían sido descubiertos el 16 de agosto de 2010 por medio de un espeleólogo que, al publicar su hallazgo en un foro, facilitó que llegase a conocimiento de investigadores del Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo, que inmediatamente pusieron en marcha el procedimiento más adecuado para conseguir la recuperación de los restos.
La obtención de los permisos administrativos necesarios, la necesaria coordinación para conseguir la plena disponibilidad de todos los expertos que iban a participar en el rescate y la elevada altitud de la sima donde se encontraban los restos, que impedía el acceso en época de nevadas, provocó que la operación se retrasara hasta el 15 de septiembre de 2012.
Tres años después se ha emitido al fin el informe de datación y examen morfológico del ejemplar, demostrando que se trata de un lince boreal adulto (Lynx lynx) de gran tamaño, muy cerca del límite superior de los ejemplares de esta especie. Los restos se encontraban en un excelente estado de conservación, lo que permitió comprobar que el animal murió a consecuencia de la caída en la sima, ya que presentaba fracturas limpias en el cráneo y en el húmero izquierdo, sin fusión posterior, lo que indica que, casi con seguridad, se produjeron justo tras la caída.
La datación del ejemplar es de 1751,5±112,5 cal. BP (before present, establecido convencionalmente en 1950), de manera que son mucho más antiguos de lo que hacía pensar inicialmente el aspecto de sus huesos. De ello se infiere que pudo haber vivido entre el año 87 después de Cristo usando el rango inferior (- 112,5) y el año 311 usando el rango superior (+ 112,5)
Este es un hallazgo de gran importancia por ser muy escasos los restos de lince encontrados en Asturias (de hecho este es el segundo, tras un cráneo encontrado en la Sierra del Sueve y datado en más de 6.000 años de antigüedad), y que viene a apoyar los registros hallados en País Vasco y Cantabria que demuestran que en las montañas de la Cordillera cantábrica únicamente hubo lince boreal, mientras que el ibérico permaneció confinado a las zonas de ambiente más mediterráneo de la Península.