lunes, 26 de octubre de 2015

Acotados, una medida fundamental para preservar el suelo de nuestros montes

Incendio en Ribadesella en Enero 2014. 200 has quemadas.
En las últimas fechas se han producido contactos entre ganaderos del Oriente de Asturias y grupos políticos acerca del supuesto “problema de los acotamientos” que afecta a los ganaderos extensivos y que, según sus propias palabras, perjudica gravemente su actividad.

 AGUMNPA , desde su creación, se posicionó claramente exigiendo de la Administración regional que se aplicara la normativa contra incendios (Artículo 66 Ley de Montes del Principado) en lo referente a los acotamientos al pastoreo por incendios y, a fecha de hoy, hemos de reconocer el trabajo desarrollado por la Consejería en este sentido.

La citada Ley determina que los aprovechamientos de pastos deben realizarse: “con el debido cuidado paro no dañar el medio forestal o la capa vegetal ni degradar el suelo” y eso es lo que pretenden los acotamientos, preservar el suelo de nuestros montes evitando que la presencia del ganado en las zonas quemadas aumente los daños producidos por la erosión, especialmente en los terrenos pendientes, que son los habitualmente afectados por el fuego.

A nuestro juicio no existe el “problema de los acotamientos” dado que los mismos no se establecen por capricho, si no por mandato legal cuando se han producido incendios que han afectado gravemente el terreno. Y es contra los incendios, contra sus causantes y contra sus consecuencias contra quien se actúa desde la Administración Forestal en este aspecto.

Por lo que respecta a los Agentes del Medio Natural, en este terreno, su trabajo no es otro que tratar de disuadir o identificar a quienes causan incendios, comunicar su existencia, colaborar en su extinción y velar las disposiciones posteriores que busquen facilitar la regeneración de la cubierta vegetal, verdadera garantía de conservación de nuestros montes como son los acotamientos al pastoreo.

Reclamamos responsabilidad a los partidos políticos para que vean la necesidad de combatir los incendios forestales como el mayor problema medioambiental de nuestra comunidad, que año tras año, destruyen nuestro patrimonio natural. y no como se pretende, hacer de los mismos una práctica ganadera que a día de hoy debería estar totalmente erradicada.