lunes, 29 de diciembre de 2014

Condenan a un incendiario gracias al Diario "AS"

  
El pasado 16 de diciembre, el Juzgado de los Penal Nº 1 de Oviedo, condenó a un vecino de Noceda, concejo de Grado (Asturias), como autor de un incendio forestal por imprudencia grave que afectó a 11,84 ha de las que 6 eran arboladas. La sentencia fija la pena en 6 meses de prisión, más una multa de 1080 euros, a la vez que deberá indemnizar a Bomberos y al Principado de Asturias en más de 9.000 euros. La sentencia no es firme y puede ser aun apelada.

Los hechos juzgados se remontan al 30 de septiembre de 2011. Tras el incendio, los Guardas del Medio Natural adscritos a la Brigada de Investigación de Incendios (Bripa) comenzaron, tal y como hacen después de cada incendio forestal,  la investigación para localizar al autor o autores de los hechos. En ese proceso localizan el punto de inicio donde aparecen restos de papel de periódico parcialmente quemados que habían sido utilizados para facilitar la combustión. Un análisis posterior permitió determinar que pertenecían a las cuatro primeras hojas del diario AS del 19 de septiembre de 2011, cotejándolo fehacientemente con un original solicitado al rotativo.

El siguiente paso en la investigación consistió en intentar acotar dentro del remoto pueblo de no más de 10 habitantes quién podría leer el diario AS. Se contacta con el panadero, que es quien reparte la prensa en esa zona, descubriendo que sólo una persona compraba de manera habitual ese diario. Una vez localizado el posible autor, los Agentes constatan que este no comparte los diarios con nadie tras leerlos, ni los arroja a la basura, sino que los acumula en su propia casa. En la inspección de los diarios, y en presencia del sospechoso, comprueban que dentro del montón de ejemplares acumulados, estaba el del día 19 y que le faltaban las cuatro hojas encontradas en el punto de inicio del incendio, siendo prueba suficiente para terminar el atestado y concluir la investigación.


Una vez más se demuestra la buena trabajo como policía judicial desarrollado  por los Guardas del Medio Natural de las Brigadas de Investigación de incendios, siendo una especialidad fundamental para la identificación y puesta a disposición de las autoridades judiciales de los incendiarios que atacan nuestro patrimonio natural.