viernes, 9 de mayo de 2014

Tres Incendiarios Condenados gracias al trabajo de los Guardas del Medio Natural

Se acaban de conocer tres sentencias condenatorias por incendios forestales, todas ellas denunciadas por Guardas del Medio Natural, lo que demuestra una vez más la buena labor que este colectivo viene desempeñando en la protección del medio ambiente y en la vigilancia e investigación de los delitos medioambientales.

El primero de los condenados es un vecino de Gijón, que prendió fuego a un monte limítrofe entre los concejos de Gijón y Siero, afectando a una superficie de 2, 54Ha. Fue condenado por un delito de incendio forestal por imprudencia grave a 1 año de prisión, una multa de 12 meses y una indemnización de 455, 35€ por los gastos de extinción.

El segundo es un vecino de Peñerudes (Concejo de Morcín), que fue condenado por un delito de incendio forestal por imprudencia grave a una pena de prisión de 6 meses, una indemnización de 573,3€  a la Consejería de Medio Ambiente y de 1740, 15 a bomberos de Asturias.

En ambas condenas la investigación fue llevada por los Guardas del Medio Natural de las BRIPAS, destacando la argumentación del juez donde refrenda la condición de policía judicial con estos términos: “peritos-técnicos en investigación de incendios, de acreditada experiencia profesional, no cuestionada, rebatida por la defensa, que transmiten imparcialidad, objetividad, profesionales que por su condición de agentes de la autoridad, no existe razón para dudar  de su veracidad, cuando realizan su cometido profesional, las manifestaciones  que prestan tiene un alto poder convictivo al no existir elemento subjetivo alguno para dudar de su veracidad, por la formación que tienen, , por formar parte de la policía judicial, así nos lo indicia la Jurisprudencia del Tribunal Supremo de 2 de Abril de 1996, 10 de Octubre de 2005; 4 de Diciembre de 2008; 22 de Junio de 2011"

El último de los condenados fue sorprendido por Guardas del Medio Natural de Llanes dentro del monte de UP 363 dentro de este concejo, prendiendo fuego en varias zonas de matorral. El juez le impuso una pena de prisión de 8 meses por un delito de incendios forestales  por imprudencia grave, así como una indemnización de 670,47€ a Bomberos de Asturias por gastos de extinción y de 3473,33€ a la Consejería.